Shirley Solís: Estar viva no es lo mismo que vivir la vida

Pasión, alegría, fuerza, claridad, convicciones, fe y familia, son algunos términos que podrían servirnos para moldear una idea de la vida de la ecuatoriana Shirley Solís, nuestra Inspiración Hispana de esta oportunidad.

Es coach de vida, cabeza que dirige una academia para la educación de padres poderosos, escritora, pero especialmente es esposa y mamá de seis.

Conversar con Shirley es aleccionador. Te da con ganas de seguirla escuchando y aprendiendo. Y de esta entrevista me quedo con que la vida no tiene por qué ser dura, no hay por qué hacer sacrificios desde el dolor. En realidad, la vida se trata de vivirla inteligentemente.

Sigan conmigo estas líneas, que dejan testimonio de un maravilloso encuentro ente hispanas que solo quieren seguir siendo felices.

ENTREVISTA EN VIDEO

ENTREVISTA EN AUDIO

¿Qué te trajo a los Estados Unidos?

Vine de niña cuando tenía nueve años junto con mi mamá y mi hermanito, con la visión de vivir el sueño americano en familia. Crecí aquí, pero sin duda viví la etapa de adaptarme a una nueva cultura, idioma, amigos, forma de ser de las personas; porque en Ecuador la gente es cálida y con reuniones familiares numerosas, aquí fue un shock.

¿Qué retos has enfrentado para alcanzar la cumbre del éxito de la cual gozas hoy?

Veo todo desde lo interno y lo externo. Los retos externos son los que uno piensa son más grandes, pero es al revés. Hubo gente que se hacía pasar por amigos y hasta recibí ciertos abusos. No me sentía integrada, y eso me llevó a enfrentar retos internos como sentirme sola, querer dejar de vivir, rechazo de otros por ser inmigrantes.

Traje a mi matrimonio asuntos internos sin superar y eso me trajo problemas que afortunadamente se resolvieron.

Ahora puedo decirle a la mujer latina que sí podemos superar todo cuanto nos sucede. Esos retos se convierten en el escalón que nos empuja a salir adelante.
Desde que me casé empecé a construir esa familia que nunca tuve, con el papá, la mamá y los hijos, ese hogar que me faltó.

Siento además que a nivel colectivo hay muchas cosas que perdonar, que sanar como mujeres porque nos creemos autosuficientes y superpoderosas. Me di cuenta porque yo necesitaba sanarlo. Las mujeres tenemos un gran potencial que no hemos empezado a descubrir.

¿Cuáles son las habilidades más notables de la mujer hispana que llega a los Estados Unidos?

La mujer hispana tiene unas características poderosas. No sabe el significado de un ‘no’, tiene una convicción increíble de salir adelante, es súper trabajadora sin importarle tener dos o tres empleos, sumando las labores del hogar.
La hispana se cuida y es bueno ser un poquito vanidosa.

A veces no nos damos cuenta de que no hay que trabajar duro sino inteligentemente, aprendiendo a delegar y poniéndonos a nosotras primero. Así recibiremos, cosecharemos lo que sembramos. Admiro a la mujer latina.

¿Qué diferencia existe entre estar viva y vivir la vida?

Estar viva es como ser un zombie, que está ahí, respira y se mueve. Pero vivir la vida significa conectar lo que ves con lo que sientes, hueles, amas, viviéndolo al máximo. Vivir también significa permitirnos llorar una tristeza, callarnos para disfrutar de una buena comida, reírse a carcajadas, abrazar y mirar a los ojos a nuestros hijos, es usar todos los sentidos para percibir y procesar todo lo que tenemos alrededor a plenitud.

¿Cómo se vive una vida plena con seis hijos?

Mi familia numerosa es el regalo más grande que he podido recibir. Me he esmerado en ser una buena madre, leo mucho para ser mejor, aprendí a cocinar para destacarme como ama de casa, me conecto con mis hijos, aprendí a delegar tareas del hogar a mis hijos desde temprana edad y me he enfocado en el carácter porque llevo 19 años educándolos en casa.

¿En qué consiste tu academia de paternidad poderosa y que te llevó a crearla?

Hay buenos papás pero no se trata sólo de criar hijos buenos, sino excelentes y poderosos. Los hijos solo buenos terminan siendo mediocres, es decir, no hay hijos malos ni padres malos, pero como seres humanos podemos vivir una vida mediocre o excelente, ojo, no perfeccionista, sino exitosa.

Cuando tenemos la visión de criar hijos poderosos estamos dejando un legado, procurando reuniones familiares, moldeando el carácter, promoviendo liderazgo, una personalidad bien definida, y cuidando la salud emocional. 

Existe el padre que opera desde la fuerza, el control, el miedo, la obligación. Pero también el que opera de manera poderosa, que ama incondicionalmente, confía en Dios más que en sus propias habilidades y no trata de controlar al hijo para satisfacer sus propias necesidades.

Cuando ese niño crece aporta más a la sociedad. Pero hay que educar a los padres.

La academia funciona de forma online. Es un programa de cuatro meses, se comparten videos, tareas y cada dos semanas hay reuniones en video para el seguimiento a las parejas.

Mi sueño es poder crear un evento de cuatro días al cual puedan asistir los padres de manera presencial.

¿Cómo logra una mujer vivir en libertad?

Lo logra conociéndose, qué le gusta, qué disfruta, sanando los rasgos de abandono, rechazo, decepción, entre otros, existentes en todas. Trabajando en la aceptación y haciendo las cosas de forma interdependiente, sabiendo que la libertad no es libertinaje.

La libertad está dentro de nosotras y se manifiesta hacia afuera.

Compártenos tres recomendaciones para que una mujer logre una visión clara de su futuro y no se desespere en el intento.

Lo primero es considerar en qué etapa de tu vida estás, si en la de conocerte y saber quién eres; en la etapa de ser mamá, o en la de hacer negocios. Es decir, toma el tiempo para evaluar dónde estás sin adelantarte.

Lo segundo es honrar esa etapa valorándote y conociéndote. Y tercero trabaja sobre cualquier creencia limitante, aquellos pensamientos que te detienen, hazte responsable de ti misma, de lo que dices y haces.

El próximo 12 de abril en Miami tendrás tu evento de Vivir la Vida, ¿Cuáles son las ideas principales que compartes allí?

El evento es el resultado de un trabajo de ocho años. Hace nueve años viví un proceso doloroso de infidelidad en el matrimonio, así que durante tres años me dediqué a escribir un diario para sanar y superar en mí muchas cosas.

Este evento es ese proceso en tres días. ¿Qué es lo que lleva a una mujer poder conocerse, transmitir vida, crear y trasformar, traer el cielo a la tierra? ¿Qué baile no has bailado todavía? La mujer que entra no sale igual, porque queremos transformar tu mente y generar un cambio permanente, no emocionarte por unos días. Pensé: estos gringos me van a amar porque tengo color y pasión.

Aparte de todas tus ocupaciones también escribiste el libro No Just Tacos, de cocina internacional. ¿Cómo logras ser tan multifacética?

Es parte de vivir las etapas. Cuando ya tenía manejo de cómo ser mamá, pude ser una mujer con capacidad para muchas cosas.

Se trata de evaluar qué va primero, qué se hace y qué no.
La comida es una forma fabulosa de conectar con las personas, y entre la multiculturalidad me di cuenta que había que aclarar que hablar español no era hablar mexicano y que tampoco era solo comer tacos. Somos más que eso.

Definí los países de Latinoamérica y hablé sobre dos o tres platos típicos de cada uno, como una manera de educarnos en la cultura, belleza y diversidad que tenemos.

¿Cuáles son las principales dificultades que enfrentan las hispanas en los Estados Unidos?

La manera de pensar, los pensamientos derivados de la crianza de nuestras mamás, abuelas. Debemos cuestionarnos sobre lo que aprendimos de nuestros países, abuelos, padres, si nos sirve realmente. Un mito, por ejemplo, es que debes trabajar duro y la vida debe ser sacrificada. ¡No es así!  La vida no tiene que ser sacrificada, y si es así es porque la aprendimos y así la vivimos. No tiene por qué ser cargada y sufrida. Eso debe cambiar.

No se trata de ver tus debilidades sino de valorar tus habilidades y lo que te deferencia.

De los errores cometidos, ¿qué aprendizaje queda?

Un error es creer que la vida es dura, que tengo hacer todo sola, que no debo depender del esposo y que si no me ayuda está bien. Es un error que la mujer crea que debe hacerlo así porque ama a la gente.

Aprendí a cuidar la casa sola, a que mi esposo estaba ausente emocionalmente y que para mantener la paz yo lo hacía todo. Es un área que veo muchísimo, la mujer vive con alegría pero con una raíz de amargura, sufre por dentro porque se siente sola.

Los cambios se dan cuando empiezas a recibir. Hay momentos en los que te toca descansar, les toca asumir a otros también. No a la fuerza, sino siendo tan femenina que puedas atraerlo, dejando a un lado la energía masculina que impone las cosas. Así se disfruta más la vida.

Otro error es tratar de ser iguales, ahí hemos perdido la feminidad. No necesitas que él cambie para que tu logres lo que quieres. Es persuadirlo para lograr el cambio. Y la mujer puede lograrlo, pero debe descubrir ese poder. Hay que pedir la ayuda.

Para conocerte mejor responde en breve…

¿Mamá, trabajadora o mamá trabajadora?

Creo que mamá.

¿En tu opinión es más difícil ser mujer o ser hombre?

Ser hombre, pobrecitos. No pueden dar a luz, no tienen tan desarrolladas las emociones, ni la intuición como una mujer, ni la espiritualidad íntima como la alcanzamos nosotras.

¿Si pudieras tener un superpoder cuál sería?

Estar presente con Dios más tiempo.

¿Cuál es tu mantra?

Vivir la vida.

¡Únete a nuestra comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook para conectarte y relacionarte con otras hispanas en los Estados Unidos! Haz clic aquí para solicitar acceso a nuestro grupo privado de Facebook.

ACERCA DE MARCELA

Tras una experiencia de más de 30 años como empresaria, Marcela Reyes es hoy una poderosa coach, mentora y conferencista de renombre internacional cuya pasión es ayudar a las mujeres hispanas a tener éxito en los Estados Unidos. Marcela es la fundadora y directora ejecutiva de HispanaRealizada.com, la comunidad virtual dedicada a inspirar, empoderar e incentivar a las inmigrantes hispanas a entrar en acción para que realicen sus sueños a través de desarrollo personal, profesional y empresarial. Clic aquí para conocer más sobre Marcela.