Maricela Carelock: A nuestros hijos es mejor prepararlos que repararlos

Para Maricela Zamora de Carelock la alegría es su carta de presentación. Ama con locura genuina, hacer reír a la gente y como ella misma dice, refrescar con el agua de su copa. Es auténtica, sin poses y con una tierna cadencia de voz que invita a prestar atención.

Esta costarricense vive en el estado de Texas y es esposa, mamás de siete, educadora, músico, compositora y ventrílocua. También escribe libros e inspira a muchos con su pedagogía sencilla para niños, pero ideal para la vida de los adultos.

Nunca imaginé que esta conversación sería tan profunda, enriquecedora y especial, la cual además comenzó con risas gracias a la breve compañía de Salomé, una de sus amigas marionetas.

No tuve que pedirle a Maricela que abriera su corazón, porque dondequiera que va lo lleva abierto para dar amor. Les invito a disfrutar de esta edición de Inspiración Hispana.

ENTREVISTA EN VIDEO

ENTREVISTA EN AUDIO

Cuéntanos de tu llegada a los Estados Unidos en 1989… ¿Cómo fue ese cambio de Costa Rica a Texas?

Fue algo planeado porque en Costa Rica conocí al papá de mis siete hijos, un hombre americano, y con él me casé. Vinimos de vacaciones por el aniversario de sus papás y decidimos quedarnos. Lamentablemente, luego de 22 años nos divorciamos, fui mamá soltera por cuatro años y conseguí un nuevo amor con quien tengo ocho años de casada. Mis hijos tienen entre 28 y 16 años.

¿Qué beneficio ha traído a tu vida combinar las vocaciones de educadora y músico?

La música debe tener un resultado para disfrutarla. Se convierte en una misión más allá del entretenimiento. He visto las reacciones en la gente al cantar, por eso he disfrutado el don que Dios me ha dado compartiéndolo con los demás.

Escribí canciones en mi época de maestra referidas al libro, a lavarse los dientes, la basura, y mucho más. La directora me preguntó que por qué no montaba un show, así que me disfracé de estudiante y me fui a las escuelas a cantar a los niños. Además me gustó porque ganaba tres veces más dinero de lo que hacía como maestra. También tuve la oportunidad de tener 15 minutos en un programa de niños en televisión para enseñar temas sobre la Biblia.

¿Cómo nació Maricela and Friends, cómo te trajiste esa idea para acá?

Cuando mis niños estaban creciendo saqué un títere (llamados o marionetas en otros países), porque opté por enseñarles en la casa y a veces no me ponían atención. Les encantó, se reían y permanecían atentos. Si a ellos les gustaba, de seguro les gustaba a otros. Así que fui descubriendo que podía ejercer el arte de la ventriloquía, fui practicando y tomando más en serio este trabajo.

He aprendido que el agua es lo mejor que podemos servir para refrescar, debemos ser regaderas que sirvan agua en la copa de otros.

Tengo una enseñanza llamada “La Mesa”. Por letras y colores son M (verde), E (amarillo), S (naranja) y A (rojo), que significan medio ambiente, economía, salud y amor, los cuales sostienen como cuatro patas la mesa donde todos estamos. Me lo creí, porque tuve momentos en que mi mesa estaba quebrantada. El quinto color sería el azul, como el agua que sirves encima de tu mesa.

Hay muchas mujeres que llegan a este país sin ninguna de las cuatro patas de la mesa, y deben esperar hasta que la mesa esté restaurada. Pero lo bueno es que no necesitamos la mesa completa ni perfecta para refrescar a otras. Todas tenemos oportunidad de tener una buena mesa, aunque nos deslumbremos por las de otras porque creamos que son perfectas, cuando no es así.

¿Qué te motiva a trabajar con niños en dos idiomas?

Es una de las grandes bendiciones que disfruto. Por eso invito a los papás a que aprendan los dos idiomas. Ahorita quiero aprender italiano y chino, porque hemos perdido ese valor de los europeos de hablar varias lenguas.

Debemos cambiar para defendernos con al menos dos idiomas, le puedo hablar y cantar a los niños y a los adultos, para compartir los mensajes que traigo.

¿Qué retos tuviste que afrontar para levantar un hogar bicultural?

Tuve algunos rechazos, especialmente cuando me tocaba cocinar. Porque en mi país comemos con carne, arroz, ensalada y frijoles; pero aquí, sin ánimo de críticas, aman los macarrones con queso.

Pero a mis hijos les enseñé mucho el inglés así que ahora es su idioma principal, y de eso no me siento tan orgullosa. Solo una domina bien el español. Pero a ellos les duele que no les haya hablado en español.

Hubo un tiempo que nadie quería hablar español, pero ahora eso está cambiando. Y debemos mantenerlo, si es necesario pidiendo ayuda.

¿Crees que las mujeres exitosas del mañana son las niñas que se preparan mejor hoy?

¡Claro que sí! Yo tengo de todo entre mis hijas. Una que quiere ganar mucho dinero y no ir a la universidad; otra que quiere hacer un estudio bíblico, otra enfocada hacia los estudios, en fin, es como el caso de La Mesa. Hay cuatro tipos de personas, como la pata verde donde entran los geólogos, arqueólogos, y el resto de ambientalistas, en la pata amarilla todos los que tienen tendencia hacia las finanzas, asesoría, dueños de negocios; en el naranja todos los del área de la salud como doctores, enfermeras, dentistas, chef; y en la pata roja están los líderes espirituales, maestros.

Es mejor preparar a nuestros hijos que repararlos. En el kínder los preparamos, pero en una cárcel los reparamos, porque aunque los que estén privados de libertad no lo crean, sí tienen futuro.

Ahora con las redes sociales hay una tendencia de saber todo lo que pasa en el mundo, y lo llevamos a la comunidad, sin preocuparnos lo suficiente por nuestra mesa y la de nuestra familia, que son las primeras que deben ocuparnos.

A veces me preguntan por  qué siempre ando con actitud positiva y les respondo que eso es gracias a mi mamá, la mujer más positiva del mundo pese a las pruebas que ha tenido que superar, como también fue mi papá. Así que en lugar de afectarnos por las cosas del mundo, debemos procurar hacerlo al revés, impactar al mundo (pero primero a la familia y a la comunidad), con nuestras cosas. Todas nuestras decisiones deben tener un propósito.

¿Qué papel juegan la alegría y la diversión en tu vida cotidiana y profesional?

Una vez le dije a mi mamá y a mi esposo que cuando yo muera no digan “descanse en paz”, sino “descanse en gozo”. Mi vida es una vacilada, una fiesta, un baile. En mi casa pongo música y me relajo. A veces mentalmente estamos buscando qué enfermedad apareció, qué divorcio se produjo, y qué mala noticia dieron en televisión, en lugar de alegrarnos de tanta cosa buena que hay, por el día hermoso que hace hoy. Mi forma de vida es ser positiva. Sí me he quejado en ocasiones, pero es mejor ser feliz.

Tengo un personaje que se llama La Chirlilla, y se inventa cosas. Lo último que inventó fue quererse a sí misma, y se perdona porque se equivoca. Todos somos especiales, tenemos un lugar en el mundo, pero debemos esperar nuestro momento.

Hay que quitarnos la palabra “deprimida” de nuestro vocabulario. Diga más bien: estoy en reparación, tengo la vida boca arriba. Existe una tendencia a ser alarmista, y aunque sepamos que el mundo se va a acabar, mientras tanto es mejor sonreír. Les animo a que sean fuertes, se eduquen y le pongan pasión a la vida.

¿Qué sientes haber sido nominada como héroe latina por Telemundo?

Fue una sorpresa inesperada. La gente de la comunidad me nominó y en el programa me preguntaron: ¿Qué te hace feliz? Y yo respondí que la sonrisa de la gente. También me preguntaron qué es lo que menos me gusta y respondí cobrar. Es bonito saber que la gente me tiene cariño.

¿Qué cualidades y valores debe tener una mujer que busca alcanzar el éxito?

Cualquier cosa que inspire. Es esa decoración que le pones a tu mesa, porque si tu mesa es llamativa lo van a notar, y me refiero a todo lo que dé vida. Por ejemplo, la mesa no podría llevar quejas, desorganización, enojo por cualquier cosa, entre otras.

Los valores deben ser la verdad, la honestidad, el respeto. Todo lo puro, lo bello. La humildad es otro valor. Me compré como 40 delantales blancos y cuando la gente me pide un autógrafo, les pido que más bien me firmen como compromiso de que van a servir en su comunidad.

¿Qué papel ha jugado Dios en tu éxito profesional?

Al principio él creó una mesa perfecta, pidió obediencia y fallamos. Pero en Jesús se renovó todo. La mesa original no está, estamos en la segunda que es la quebrantada, una de imitación donde existe una tendencia a normalizar lo incorrecto, porque funciona.

Si no hubiera sido por su poder, su gracia y su amor, en mi mesa no estaría el menú perfecto: la Biblia. Todo está dado y no le pedimos ayuda a Dios.  El debe ser lo más importante, sin él no podemos ser nada.

¿Qué aspecto de tu vida podría servir de inspiración para otras hispanas?

Confiemos en nosotras mismas, confiemos en Dios… (Cantó una canción llamada Confiaré)

Para conocerte mejor, responde en breve…

¿Qué súper poder te gustaría tener?

Seguir siendo positiva. Todo tiene algo bueno.

¿Cuál es tu lema de vida?

Dios, familia, trabajo, comunidad.

¿Qué enseñanza nunca dejarías de dar?

Mateo 7, 12

Como comentario final, es preciso aclarar que toda la información compartida por Maricela en esta exclusiva y maravillosa entrevista, es creación original de la autora; por cuanto está protegida de toda copia parcial o total sin el debido crédito hasta la publicación de un libro que Dios mediante estará disponible para todos en este año 2019.

¡Únete a nuestra comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook para conectarte y relacionarte con otras hispanas en los Estados Unidos! Haz clic aquí para solicitar acceso a nuestro grupo privado de Facebook.

ACERCA DE MARCELA

Tras una experiencia de más de 30 años como empresaria, Marcela Reyes es hoy una poderosa coach, mentora y conferencista de renombre internacional cuya pasión es ayudar a las mujeres hispanas a tener éxito en los Estados Unidos. Marcela es la fundadora y directora ejecutiva de HispanaRealizada.com, la comunidad virtual dedicada a inspirar, empoderar e incentivar a las inmigrantes hispanas a entrar en acción para que realicen sus sueños a través de desarrollo personal, profesional y empresarial. Clic aquí para conocer más sobre Marcela.